De calenturas y dobles morales

IMG_3692

Y es que no sé qué sea lo que más me molesta. Que la gente que me rodea sea tan persignada y de doble moral o que en su actuar trate de hacerse inocente. Vamos, no es que todos seamos unos santos, pero ¿qué pasa que la gente aún tiene tanto tabú con el sexo?

Hace unos meses trabajaba en una editorial y me fue asignada una columna destinada a llamarse “el primo de un amigo”. Aunque jamás vio la luz, ésta hablaba de la doble moral que existe en todos nosotros. Hace un par de semanas, como experimento social un par de amigos y yo decidimos bajar el famoso Tinder para inspirarnos a escribir una historia en nuestra revista…

¿A donde quiero llegar con esto? Tal vez a nada o sólo a “evidenciar” la moral de uno que otro que anda por ahí.

Éste es el primer y (único) texto de lo que alguna vez fue la intencionada columna “el primo de un amigo”, que yo escribí, inspirada en historias personalmente hipócritas. Y digo… para no desperdiciar el texto y el tiempo.



Pues no está de más contarles pero el primo de un amigo me platicó que el sábado pasado, sólo por morbo, bajó una de esas aplicaciones que sirven para buscar quién está cerca para algún encuentro esporádico. Obvio, nomás la bajó para ver quién estaba cerca; si había alguien conocido o algún extraño “antojable” ¡pero hasta ahí! porque el primo está casado (o como diría el facebook: in a relationship y no es “open”).

Me contó que de la nada le llegó un mensaje de un “sujeto” cercano, en su fotografía de perfil sólo podía ver su torso y parecía muy amable. Comenzaron a platicar y de la nada, el chico le pidió al primo de mi amigo una fotografía de rostro. Mmmm lo pensó, pero aún así (llevado por la extraña emoción), se la mandó. Minutos después llegó una foto de vuelta, ¡nada mal el sujeto!, me platicó. 

Total que después de varias horas de plática, resultó que el chico se hospedaba en un conocido hotel de la ciudad, era del D.F. y venía sólo de trabajo. En eso sonó el celular del primo, ¡era su pareja!, total… él como si nada pasara, era sólo una llamada para recordarle que irían juntos a un evento a eso de las 7 p.m. 

El día siguió, se enviaban mensajes “un poco subidos de tono”, pero sólo eso, total, esa aplicación era sólo para platicar y alimentar el morbo, nada más. Pero… ¡qué coincidencias! porque el primo tuvo que acercarse al hotel en el que se hospedaba el chico de la aplicación por algunas cuestiones de negocios. Pensó que no pasaría nada si le avisaba que estaría por la zona, total qué más da una plática rápida en algún cafecito privado (no vaya a ser que en un Starbucks medio Guadalajara te vea y ya saben… se hagan chismes o la gente confunda las cosas).

Lamentablemente el chico ya estaba a unas horas de irse de la ciudad, así que el primo pensó que para que fuera más cómodo y sin quitarle mucho tiempo, podían verse en el lobby del hotel. La respuesta fue que sí. 

5:30 p.m. y el primo estaba súper nervioso, pero total, no es como que algo fuera a pasar. Llegó al lobby del hotel y no dejaba de “escribir” en el celular, obvio me confesó que no es que estuviera escribiendo, era sólo para no parecer ansioso. De reojo, vio que el chico se acercaba y de lo más “natural” se saludaron, como si se conocieran de hace años, le preguntó al primo si tenía problema en que platicaran en el cuarto, ya que necesitaba terminar su maleta. 

169, era el número de la habitación… ¡ajá! pero bueno… entraron como si nada, tomaron un poco de agua y por comodidad, se sentaron en la cama. Una vez que terminó de hacer la maleta, el chico la dejó en el piso y se acostó en la cama. El primo hizo lo mismo, pero ya saben, todo de “compas”, nada más. Así, la conversación comenzó a subir de tono, ¿tienes novio?, ¿qué te gusta?, etc., pero ¡qué más daba! era una simple plática inocente. De repente, la mano del chico comenzó a tocar la pierna del primo, ¿casualidad? o sólo un simple roce del movimiento al estar los dos acostados en la cama platicando. El reloj marcaba las 6:00 p.m., todavía había tiempo. 

Pero obvio, el primo de mi amigo, me dijo (y le creo) que no pasó nada.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s