El porno que todos jugamos

Aún no recuerdo cuándo fue que me di cuenta, que tal vez vivía una doble vida (o hasta triple), uno nunca sabe.

Pero desde que conocí historias tan peculiares como la de “la típica que tiene sexo con brasier color carne” para sentirse mala pero no pecadora, pensé en recolectar (sin fin aparente) afirmaciones sexuales que alimenten un poquito nuestro morbo y nos den las ideas suficientes para sumarle a nuestra vida un par de fetiches medio originales.

1. “Yo cogía en jacuzzis, hasta que mi padre me dejó y entonces empecé a bañarme en duchas sin cortinas”. – Anónimo (una de mis mejores amigas)… ni tan anónimo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s